Taller online: Miedo y ansiedad

Domingo, 12 de junio – Vía ZOOM

Constelación Familiar

Se trata de una terapia familiar y sistémica, que ayuda a mejorar los vínculos entre las personas, además de comprender con más amplitud y profundidad las estrategias de comportamiento y supervivencia de todos los miembros de un sistema. En esta terapia, la trama familiar es importante, ya que el comportamiento de un miembro de la familia condiciona a otro.  

Tod@s formamos parte de un sistema o red familiar con sus historias y vivencias, y el lugar que ocupamos en esta red, tiene mucho que ver con nuestras experiencias de vida, ya que nos afecta directamente. La familia es un sistema ordenado, pero a veces se desordena y necesita restablecer ese orden para que no se repitan las mismas historias.   Por ejemplo, una persona con depresión en la familia, puede manifestar a un excluido en el sistema familiar. Cuando este excluido es reconocida como parte de la familia, la depresión mejora.  

Como su nombre indica, consiste en sacar fuera de la persona con quien se va a trabajar, esa imagen mental que tiene de su familia, como si se trataran de las piezas de un puzle, o del sistema solar, para ser ordenadas y así poner luz y comprensión a cada proceso de su vida. Esa imagen surge de manera natural a través de la interacción con los miembros del grupo, o con muñecos si se hace a nivel individual.  

Las constelaciones familiares permiten ver el problema, reestablecer el amor y liberar al que estaba afectado. 

Las constelaciones familiares se basan en 3 órdenes del amor que definió su creador Bert Hellinger. El de pertenencia, todos los miembros del clan tienen derecho a formar parte de él, como es el caso de un aborto por ejemplo, nadie puede quedar excluido. El de jerarquía, que dice que quién llegó primero tiene preferencia; por ejemplo, como los padres son antes que los hijos, merecen ser honrados y agradecidos por el simple hecho de darnos la vida.  Y el último orden es el de equilibrio en el intercambio, que habla de dar y recibir lo mismo, ya que, si una de las partes da de más, se genera un desequilibrio que lleva a un conflicto. Por ejemplo, la mujer que da tanto a su pareja, que acaba convirtiéndose en su madre, y esto genera un conflicto en la pareja.  

Cuando ignoramos el desorden, el amor fluye menos, los logros se rehúsan, el cuerpo se afecta y la paz se aleja. 

Andrés era el menor de tres hermanos y no había salido de la casa de sus padres. Con 36 años no tenía pareja, ni intención de tenerla. Su madre estaba preocupada por él y vino a terapia. Al hacer la constelación se dio cuenta de que era ella quien lo retenía, ya que le había asignado el rol de esposo, y había convertido a su esposo en hijo. De esta forma, Andrés no tenía ningún interés por otras mujeres porque ese hueco lo cubría su madre. Cuando ella recolocó esta situación, liberó a su hijo de esta carga y él pudo rehacer su vida sin culpa y encontrar a otra pareja. 

¿Qué puedes constelar? 

  • Relaciones de pareja, familiares, laborales y sociales 

  • Trastornos de salud físico-psíquicos o psíquicas de cualquier índole. 
  • Hijos: hiperactividad, comportamiento difícil, relaciones entre hermanos,… 
  • Desequilibrios emocionales: pérdidas de seres queridos, depresiones, abusos, adicciones, malestar general,… 
  • Temas profesionales; problemas laborales, situaciones económicas difíciles, situaciones de decisiones importantes… 

Con el tema de la salud, constelar una enfermedad en muy interesante porque la persona se da cuenta de las cosas positivas que le está aportando esta enfermedad y puede aprender a buscarlas en otra parte. Por ejemplo, hay gente que enferma porque cree que solo si está mal, le harán caso, y por eso está constantemente enfermando, para que las cuiden. Cuando la persona lo constela y ve el por qué lo hace, sale de ese juego inconsciente y su salud mejora considerablemente. 

También está el caso de aquella persona que nunca mantiene un trabajo y le despiden constantemente, o se va porque no se siente valorado. Carlos con una constelación se dio cuenta que estaba repitiendo la vida de un hermano de su padre, que había sido excluido de su familia. Cuando recolocó el sistema familiar y se liberó de esa carga, pudo tener un trabajo estable y bien remunerado. 

Susana tenía una relación muy tóxica con su madre, la cual había sido muy autoritaria y estricta con ella, se había pasado la vida de terapia en terapia buscando una solución para liberarse del sentimiento de inferioridad y dependencia, que además le generaba mucho malestar y enfado. Tras cortar en una constelación ese vínculo sutil con su madre, sintió por fin la liberación que anhelaba y ahora se siente mucho mejor. 

¿Cómo sería el proceso de constelación en grupo? 

Hay un consultante que es el constelado, segundo un terapeuta que es el constelador, tercero un grupo de personas que representarán tanto al consultante como la situación que quiere encontrarle solución.  

El constelado elige del grupo de personas, alguien que lo represente, sin mucha idea de porque, lo óptimo es que solo se deje llevar. Luego elegirá a representantes de quién está implicado en el problema, ej. la madre, el padre, hermanos, abuelos, fallecidos, etc. Estos se ubicarán espacialmente, tratando de conectar con aquel aspecto íntimo e intuitivo de sí. Una vez ubicados, se comenzarán a mover generando una imagen nueva y un orden nuevo para la persona que constela.  

Lo interesante de esta fórmula, es que, aunque las personas solo hagan de figurantes, también trabajan temas personales, ya que no existe la casualidad en estos procesos, y hasta la persona que solo mira y parece que no participa, está resolviendo algo de su historia familiar. 

Hay otra alternativa para trabajar en las constelaciones sin necesidad de representantes humanos, y es con figuras de juguetes. Donde el constelado ordena los juguetes de acuerdo a su imagen mental del conflicto a tratar. 

Fernanda había perdido a su hija de 4 años por un accidente, y a pesar de que tenía dos hijos más, no superaba esta pérdida. Tras poner en escena a sus tres hijos, a su esposo y a sí misma, se dio cuenta que estaba viviendo en la muerte, que no miraba a la vida ni a sus hijos vivos, y esta imagen fue la que le hizo cambiar su manera de vivir y de soltar por fin a la niña muerta. Y mirar hacia la vida. Fue un trabajo hermoso y muy útil para todas las personas que participaron, ya que había quien se había quedado enganchado a una expareja, a un trabajo pasado… y con este ejercicio se dieron cuenta de lo importante que era mirar hacia delante, y no hacia atrás. 

Compartir en:

Facebook
WhatsApp
Email
Telegram

Ponte en contacto conmigo

y te diré cómo te puedo ayudar

Hola, ¿En qué puedo ayudarte? :)